domingo, 29 de septiembre de 2013

Disfrutando Apocalypse World


Hoy me voy a tomar un descanso de mi tardes de domingo, rodeada de dinosaurios, pañales y cochecitos de Hotwheels, para comentar un poco uno de los juegos de rol que más me han gustado este año: Apocalypse World.

Es un juego del 2010, publicado en España a principios de este año por la editorial Conbarba, y del que se ha hablado mucho por la red en forma de reseña, explicando un poco como funciona, ya que su sistema es bastante peculiar y novedoso. Podéis encontrar bastantes de éstas con un simple “reseña Apocalypse world” en vuestro buscador habitual, así que yo no voy a entrar hoy en explicar como son las reglas, y sí en las sensaciones que a mi me quedaron tras leerlo y posteriormente jugarlo.


Sí, antes de ponerme a escribir estaba dándole caña a esta preciosidad de Ford



Este verano en las TDN 2013, tuve la oportunidad de probarlo, de la mano de Pablo Iglesias, del fantástico blog Frikadilly Circus, y en muy grata compañía en lo que respecta al resto de la mesa. Iba totalmente entregado, ya que aunque la lectura del juego no me había resultado muy sencilla, si es cierto que las mecánicas, desde que puse mis manos sobre él, me habían parecido muy del estilo que me gusta, que yo resumo en: “vamos a pasárnoslo muy bien con esto”.

Con una creación de personajes sencilla, y un momento para relacionar a los personajes entre si, dotándoles de algo de historia común, en media hora o 45 minutos, estás metido en harina, con una idea de quien eres, quien son los que están contigo, que sabes de ellos y poco más, pero que tras un buen rato de toma de decisiones, estás preparado para lo que viene ahora.

Y es que una vez comienza la partida, la toma de decisiones es constante, pero no solo respecto a tu personaje, sino a todo lo que te rodea, el mundo de juego y los pnjs son totalmente tuyos, o al menos, tan tuyos como del resto de miembros de la partida. La propuesta de D.Vicent Baker nos invita a participar en la creación de todo el universo junto al DJ, o Maestro de Ceremonias (MC), como él lo llama, con unos objetivos que resume a la perfección:

  • Que Apocalypse World parezca real
  • Que las vidas de los personajes no sean aburridas
  • Juega para averiguar lo que va a suceder

La base de las partidas es usar estas premisas, y unas pocas más, enfocadas sobre todo a dar credibilidad a los detalles, sin necesidad de describir un mundo plagado de ellos. Con principios tan claros como “da nombre a todos, humanizalos” o “Piensa en lo que sucede fuera de plano” y otras propuestas geniales -no por ello siempre novedosas por separado, pero se agradece el compendio de buenas practicas que hace Baker- como “hazte admirador de los personajes jugadores” y “haz preguntas sugerentes y utiliza las respuestas”.

Todo este tema de dar peso a los jugadores en las decisiones, y en la creación, está muy de moda y aunque algunos comenta lo de “yo siempre he jugado así”, Apocalypse World tiene algo que hace que las partidas sean muy frescas, y es que todos los participantes parten de esa premisa inicial de improvisación a la hora de aportar, y nadie está esperando a ver “que me cuenta el MC”, sino que está esperando su momento para poder explicar que ocurre en su mundo, en el de su personaje. El hecho de que el libro explique que no se necesita preparar nada para la primera sesión es bastante importante en este punto. La aventura debe salir de la mesa.


Un tipo simpático con sus colegas en SU asentamiento.


El libro no tiene ambientación, y lejos de ser una pega, ayuda a no encasillar el juego ni el tipo departidas. Con un sistema pensado para no preparar partidas, una ambientación detallada solamente te encorseta a la hora de improvisar. ¿Cómo es el mundo apocalíptico que te molaría jugar? Así mismo es el de AW, tal como tú y el resto de participantes en la partida queréis que sea.

En el libro se ve un enorme interés del autor en fomentar las relaciones entre los personajes, tanto, que para mi sin duda este es un juego de personajes. Hay juegos de grandes historias épicas, otros de intriga, horror, y fantasía, alta o baja, y hay otros que más que en contar una historia de un tipo u otro, se centran en contar la historia de los personajes jugadores. Sí, los PJs siempre son los protagonistas en todos los juegos de rol, pero en este juego (al igual que en otros como Ars Magica) los personajes son lo principal. Y de ahí la enorme importancia de las relaciones entre ellos, algo que en manos de jugadores activos e implicados se convierte en un motor imparable de historias en las que los jugadores pueden disfrutar convirtiendo a sus personajes en alguien que realmente les mola un montón, así como su entorno, las cosas que hace para vivir y sobrevivir.


Los PJS... relacionándose


Los asentamientos, pequeñas poblaciones en las que viven o malviven los personajes, son otro motor de las partidas, ya que meten en escena muchas cosas, referentes a la convivencia, organización y demás cosas cotidianas de un pequeño poblado, que serían aburridas en otras ambientaciones, pero que son un reto constante en un futuro pos-apocalíptico. ¿Hay un jefe? ¿de que vive la gente? ¿quién es ese del camión? Muchas cosas por las que preguntar para el MC, muchas historias para que los jugadores puedan disfrutar de esos secundarios que les gusta tener a mano, sean de ayuda o simplemente unos cabroncetes a los que les puedan partir la cara.

En mi experiencia de partida, son 15 minutillos para meterte en la piel de el personaje arquetípico, y desde que le pillas el punto, no dejas de disfrutar de una partida con una intensidad que como ya he comentado, viene dada por la implicación necesaria de los jugadores.

En fin, no puedo negar que además de gustarme Apocalypse World me ha dejado con ganas de más, y espero poder volver a verlo en la mesa pronto. Me gusta como funciona, me gusta la temática elegida, y me parecen muy interesantes las propuestas, en gran parte rescatadas de variedad de juegos, pero muy bien ajustadas entre sí, sobre todo, marcando una pauta muy clara de como se juega este sistema para que funcione y todo el mundo se lo pase bien.

Por cierto, yo ambientaría AW con este discazo de Nwjajean, nunca está de más poner algo de música en las partidas ;-)